Una de las cosas que me molesta en exceso y puedo decir alto y claro y que además me estorba, es lo que yo llamo el verdadero cáncer de los negocios multinivel.

Corre como la pólvora, está en todas partes y seguramente tú lo vives en tus carnes todos los días sin que te des cuenta de nada.

Este blog que estás leyendo en este último año y medio no ha sido solo un medio para publicar artículos y demás y que otras personas hagan clic en “me gusta” o dejen un comentario…

Este blog hace año y medio se convirtió en un laboratorio donde me ha ayudado a recoger información muy valiosa.

Y en el cual entre otras cosas, me ha ayudado a identificar lo que yo llamo el verdadero cáncer de los negocios multinivel.

Pero antes de entrar en profundidad sobre el asunto, quiero contarte donde radica el comienzo de todo contándote una historia real.

Hace aproximadamente dos años estuve en una presentación de negocio de una compañía multinivel, aunque estaba ya desarrollando mi negocio, venía a mi ciudad uno de los líderes más importantes de España de esa compañía.

Y una tarde me llamó por teléfono a través de otro contacto que teníamos en común y me dijo que me acercara a la sala donde se hacía la presentación y así nos conocíamos.

Así que accedí y me acerque a la hora tal como habíamos pactado.

Después de ver la primera parte de la presentación, en el descanso me hizo una pregunta interesante.

¿En tu negocio que asocias calidad o cantidad? (Se refería al tipo de socio)

En un milisegundo le dije, calidad siempre.

Para mi sorpresa el respondió:

Mal hecho, tienes que asociar cantidad y de bajo nivel educativo.

Yo le dije que estaba totalmente equivocado, que sus líneas nunca serían fuertes sin verdaderos empresarios y su negocio nunca sería estable.

Ahí se quedó el asunto.

Con el paso del tiempo él ni está en la compañía a la cual me invitó y verdaderamente le he perdido la pista.

Así que el tiempo al final hace su trabajo con precisión…

Ese tipo de pensamiento es en donde se forja el verdadero cáncer de los negocios multinivel.

Se crea el verdadero fanatismo.

Los negocios en red o como ya bien conoces como multinivel son una excelente forma de emprender un negocio e incluso de generar un ingreso extra con la venta de productos todos los meses…

Cada persona tiene ambiciones bien distintas y es muy respetable.

Así que estarás de acuerdo que esta forma de hacer negocios tiene un potencial tremendo…

Pero lamentablemente, nada es perfecto.

Ninguna empresa es perfecta ningún producto es perfecto y ninguna persona es perfecta.

Ya he dicho en otras ocasiones que las compañías, con sus líderes a la cabeza crean auténticos fanáticos… tanto del producto como de la compañía multinivel en cuestión.

Ese es el cáncer de los negocios multinivel, esa es mi opinión y estoy totalmente separado de ello, de hecho no me identifico para nada con esa forma de ver el negocio.

En este blog puedes ver algunos artículos de compañías, y solo en ese tipo de contenido, es cuando más comentarios se han creado y más participación social se ha creado…

Para mí ha sido la mejor vara de medir del verdadero cáncer de los negocios multinivel que es el fanatismo.

Tener un apego en exceso a una compañía o producto es un error…

Mi experiencia empresarial me ha enseñado que los negocios se hacen con la cabeza y dejar muy al lado las emociones…

Al final tu éxito lo determinará lo que ingreses todos los meses, es así de sencillo.

Por eso, no necesitas para nada ser adulador de ninguna compañía ni producto…

Padecer el verdadero cáncer de los negocios multinivel hará de ti esto:

  • Nunca vas a buscar más allá de lo que te digan líderes de tu compañía.

(Esto no tiene nada que ver con admirar a un líder en cuestión y aprender algunas cosas de él)

Mi primera experiencia cuando empecé en mi compañía mlm, lo primero que hice fue cambiar mi modo de trabajo con el que estaban haciéndolo los líderes en ese momento.

Ellos ganaban dinero, yo no, pero yo quería desarrollar un negocio real y el fanatismo no me llevaba a ningún lado.

Tú eres un empresario igual que el que gana seis cifras, así que es bueno aprender de los que tienen éxito pero si tú no tienes resultados o cambias dejarás el negocio.

  • Creerás que tu producto es perfecto para salvar el mundo.

Insultarás, discutirás y si es necesario pegarás a otros que opinen distinto a ti, esto lo puedes ver a diario en foros, redes sociales…etc.

No existe un producto perfecto.

Además dame un producto bueno con potencial para comercializar que sea útil en la sociedad y quédate para ti tu producto excelente.

Busca el potencial que puedes sacar al producto y olvídate de lo demás, porque solo a través de eso ganarás dinero.

  • Tu compañía será el próximo boom del siglo y quien no esté en ella será tonto.

Seguramente has oído infinitas veces expresiones que nada tienen que ver con tu negocio…

Pero el fanatismo da para mucho más que todo esto e incluso han catalogado en muchas compañías como sectas, algo que no tiene ni pies ni cabeza pero en cierto modo se ha transmitido ese pensamiento con el mal hacer de algunos líderes y compañías…

Por eso, si verdaderamente quieres eliminar de ti el cáncer de los negocios multinivel deberás…

Formarte, formarte y formarte…

 

Si eres miembro, accede a nuestros planes de ejecución desde aquí. Acceder ahora.

Si todavía no tienes resultados en tu negocio multinivel, y no sabes por donde empezar…

Quizá esto sea una buena opción para ti, haz clic para saber más…

Es el mayor y poderoso activo que tendrás en tus manos, de ese modo sabrás lo que debes hacer para generar ingresos.

De ese modo, tu enfoque y tu forma de actuar podrían ser así:

  • Eliminarás el fanatismo de tu mente y pensarás con frialdad tus decisiones, encontrando lo mejor para tu negocio.
  • No dependerás de ningún líder para hacer tu negocio, porque es tu negocio y no el de otra persona.
  • Eliminarás de tu vida “la pelusa” de este negocio que hay mucha, como por ejemplo, entretenerte en acciones que no van a ninguna parte, redes sociales, grupos de Facebook…etc., dejarás de asistir a eventos impuestos y que no te generen ingresos…
  • Valorarás tu tiempo para disfrutar más de tu familia u otras actividades.
  • Tu verdadero esfuerzo, girará en torno a la creación riqueza y crecer en tu negocio.
  • Harás oídos sordos a todos aquellos que puedan perjudicar o robar de tu negocio.
  • Seleccionarás mucho a tus socios, no creas que en la cantidad está el verdadero negocio, aunque es importante, pero hay otras prioridades antes que querer expandir sin fundamento alguno.

(Si Repasas y analiza, sabrás porque las empresas suben como un cohete y se desprenden como un castillo de naipes rápidamente).

  • Serás una persona de valor, educada y con conocimientos que aportan valor a tu negocio y a otras personas.

(Por eso, el principio de atracción funcionará muy bien en ti, sabrás de lo que hablas y atraerás a otras personas hacia ti sin esfuerzo alguno).

  • Te convertirás en un auténtico empresario de distribución directa beneficiándote del potencial que te ofrece esta oportunidad.
  • Verás la crítica como un aliado, ya que será la forma para mejorar más en el desarrollo de tu negocio.
  • El fracaso será tu mayor aliado para empezar de nuevo con más experiencia.

No quiere decir que tengas que quebrar, pero hay acciones que fracasan, pero el fracaso lleva un tesoro oculto que muy pocos conocen.

Así que está en tus manos pensar y actuar como una persona que tiene el cáncer de los negocios multinivel o cambiar para siempre.

Tú decides.

Ahora te toca a ti, déjame un comentario y cuéntame tu experiencia. Comparte con los demás en las redes sociales.

Hasta pronto.

Israel Garcia

 

 

PD: Elimina el cáncer de los negocios multinivel de tu cabeza, abre tu mente y analiza tu situación, aunque hasta ahora hayas fracasado o no hayas ganado dinero en tu negocio, eso no quiere que debes dar todo por perdido.

Por eso, si todavía no tienes resultados y estás desorientado, no tienes ingresos y no sabes por donde y como debes empezar… Quizá esto sea una buena opción para ti, haz clic para saber más…

 

Comentarios.

Comentarios.